Jugo de Naranja y los Niveles de Glucosa en Diabéticos

De sobra son conocidos los beneficios para la salud y bondades de tomar un jugo o zumo de naranja.

No sólo supone una rápida inyección de energía sino que su alto contenido en vitamina C ayuda a prevenir los resfriados.

Si bien, en el caso de personas diabéticas, tomarse un refrescante jugo de naranja puede tener un puede tener un efecto negativo sobre su salud ya que eleva considerablemente los niveles de glucosa en sangre.

La naranja es una fruta muy saludable. Es rica en vitaminas ( vitamina C y en menor medida vitamina A y B) así como en minerales (calcio, magnesio, hierro y potasio).

Pero pese a que aporta importantes nutrientes, la naranja también es un alimento rico en azúcares. Incluso este alto contenido en carbohidratos se incrementa si consumimos esta fruta en jugo o forma líquida.

De hecho, un vaso de jugo de naranja de algo más de 200 mililitros contiene unos 28 gramos de carbohidratos. Una cifra elevada en comparación a los entre 14 y 18 gramos que aporta comer una naranja de tamaño medio entera.

Por lo tanto, es evidente que este azúcar presente en el jugo de naranja altera considerablemente los niveles de glucosa.

Por ello, en este artículo sobre la naranja y la diabetes te contaremos como disfrutar de esa saludable dosis de vitaminas, minerales y otros nutrientes que aporta la naranja sin que consumirla afecte negativamente a tu nivel de glucosa en la sangre.

Qué deberías saber sobre el sobre el jugo de naranja si eres diabético

El jugo de naranja es un alimento de alto índice glucémico

El índice glucémico es un indicador utilizado para medir el efecto de los alimentos que contienen carbohidratos en los niveles de azúcar en la sangre. Cuanto más alto sea el índice glucémico, más afectará dicho alimento a los niveles de azúcar en la sangre.

El índice glucémico del jugo de naranja oscila entre 66 y 76 en una escala de 100. Si bien, la cifra varía en función de determinados factores como si se trata de un jugo de naranja natural recién exprimido o por el contrario de un zumo concentrado. También si tiene pulpa o esta ha sido eliminada.

En definitiva, lo que debes tener muy presente como diabético es que tras beberse un buen vaso de jugo de naranja aumentará rápidamente el nivel de glucosa en sangre.

Recomendado para tratar la hipoglucemia

El jugo de naranja se digiere y aumenta rápidamente el nivel de azúcar en la sangre, razón por la cual a veces se recomienda beber jugo de naranja como tratamiento para la hipoglucemia.

Si bien, la mejor manera de medir el efecto de los jugos en la diabetes es realizar un análisis de la glucosa en la sangre antes de beberse un jugo de frutas ya sea de naranja u otra fruta rica en azúcares y repetir dicho análisis una o dos horas después de haberse bebido el zumo.

Luego hay que compara los resultados. Cuanto mayor sea la diseminación, mayor será el impacto de dicha fruta en los niveles de azúcar en la sangre.

Los expertos recomiendan que si se padece diabetes y se desea beber un jugo de naranja se haga junto a alimentos ricos en proteínas, grasas o fibra, ya que estos reducirán la absorción de los carbohidratos y limitarán el efecto general del azúcar presente en el jugo de naranja sobre los niveles de glucosa en la sangre.

Una comida rica en proteínas y grasas se digiere más lentamente y por ello no aumentará el nivel de azúcar en la sangre tan rápido como si sólo se toma un jugo.

Come una naranja entera en lugar de un jugo de fruta

Comer fruta entera en lugar de tomar jugos de fruta, independientemente si se trata de zumos naturales o no, es siempre la mejor alternativa nutricional en casos de diabetes.

Una naranja entera contiene de 3 o 4 veces más fibra que un vaso de 200 mililitros de jugo. Como hemos explicado anteriormente la fibra hace que la digestión sea más lenta y reduce la absorción de carbohidratos.

Por lo que comer una naranja entera aportará los mismos beneficios que un jugo de naranja natural como una buena dosis de vitamina C y minerales pero sin elevar el nivel de azúcar en la sangre tan rápido como el jugo.

Además, la fibra de la naranja entera favorecerá la función normal del intestino, entre otros beneficios.